Jardinarium
CENTRO DE JARDINERÍA VIVEROS GIMENO
Un Nuevo Concepto de Jardinería
Inicio -> Consejos -> Cuidados
Ofertas
  • DICIENDO "PÁGINA WEB", 20% de descuento en arbolado grande en container.
Noticias
  • Horario de Invierno: De Lunes a Viernes de 9 a 14.00 y de 16.00 a 19.00. Sábados de 9 a 15.00, Domingos y festivos de 10 a 14h.
  • Consejo de Verde es Vida para Julio 2017 en este enlace.
  • HORARIO DIA 12 OCTUBRE:DE 10 A 14 HORAS
CUIDADOS DE LOS ÁRBOLES Y ARBUSTOS

Una vez realizadas las plantaciones, se deben realizar riegos periódicos, pero con criterio, sin que se encharque demasiado ni que le falte humedad.

El riego dependerá de varios factores como por ejemplo el suelo, el clima, la exposición y la época del año en que nos encontremos, así un suelo arenoso en clima cálido necesita riegos más frecuentes y cortos, en terrenos arcillosos los riegos tienen que ser largos y menos frecuentes, en los terrenos salitrosos es recomendable inundarlo para que arrastren dichas sales.

Se deben realizar tratamientos preventivos, en otoño y primavera, contra plagas y enfermedades, alternando productos (mezclando insecticidas y fungicidas); los tratamientos curativos se realizarán cuando se denote alguna anomalía en el estado general de las plantas, con un intervalo entre tratamientos de 21 días.

Se deben recortar las floraciones que se observen que se han marchitado, por que sino restarán fuerza a la planta y no se renovará, con lo que la próxima floración será menos intensa. En verano es una buena época para eliminar ramas bajas que molesten o impidan el paso y también, para eliminar los chupones que restan fuerza a las plantas. El calor provoca un buen efecto cicatrizante, que actúa secando la zona de corte, reduciendo de manera considerable los accesos de plagas y enfermedades.

En verano, no se debe actuar sobre ramas viejas. En algunos frutales (como los de hueso), es conveniente hacer la poda en verde, esclareciendo, espuntando, etc., con esto conseguimos airear y dar más tamaño a los frutos. Es conveniente en algunos frutales, sobre todo los de hueso, una vez recogidos los frutos o sobre septiembre, podar.

Se deben realizar abonados periódicos, teniendo en cuenta que si aplicamos abono nitrogenado en exceso obtendremos un exuberante follaje, pero se resentirán las flores, que serán escasas o nulas. Para conseguir una buena floración deberemos aportar un abono rico en fósforo y potasio combinando con una buena cadencia de riegos. Si denotamos carencias (amarilleamientos), se deberán aplicar abonos específicos para controlar la clorosis o deficiencia detectada.

Tras la aplicación de un abono, se debe de dar .un riego generoso que permita la disolución del mismo, evitando peligrosas quemaduras y permitiendo la inmediata asimilación de los principios activos.
Centro de Jardinería Viveros Gimeno, Carretera Renedo, km. 2,2, Valladolid